lunes, 27 de diciembre de 2010

El caminante.


El caminante
(F. Nietzsche)


  A través de la noche el caminante 
A buen paso camino va adelante,
Y va dejando atrás sin pesadumbre
El hondo valle, la escarpada cumbre.
La noche es bella, pero ¿qué le importa?
Por nada su ligero paso acorta,
 
Aunque no sepa, pobre peregrino,
A donde ha de llevarle su camino.
De pronto un ave canta. Oh, ave, dime:
¿Qué es lo que haces? Dí, ¿por qué me oprime
Tu voz mi corazón y me detienes?
 
Dime por qué derramas en mis sienes
Ese sopor tan dulce que asi liga
Mis sentidos y, oyéndote, me obliga
A suspender mi marcha. ¿A qué me llamas 
Con tu trinar, oculto entre las ramas? 
 
El buen pájaro calla, y dice así:
No, caminante; no te llamo a ti;
Desde esta cumbre, en trémulos gorjeos
La hembra llamando estoy de mis deseos.
¿Qué te importa? Soñando siempre en ella,
Para mi solo no es la noche bella.
 
¿Qué te importa? En el mundo siempre errante, 
No te has de detener un solo instante
¿Aún inmóvil estás? ¡Ah, peregrino! 
¿Qué se te da de mi cantar divino? 
Calló el buen pájaro y pensó entre si;
¿Qué le importa mi dulce melodía?
 
¿Qué hace aqui
Sin moverse todavia?
No te detengas, pobre caminante;
Siempre adelante ve, siempre adelante.
 
 

2 comentarios:

  1. Uma, muchas gracias por visitar nuestro blog, gracias por dejar tu comentario.

    Estamos a tus órdenes.

    Saludos.

    ResponderEliminar