martes, 28 de septiembre de 2010

Breves al aire.

Algunas reflexiones en torno al teatro para/en la calle.

  • Hay que hacerlo con el viento a nuestro favor. Si hay una calle, es una calle, su hay un árbol es un árbol; la pretensión de que no existe, lo que existe, siempre nos irá en contra. 



  • El elemento sorpresa se agota al mismo tiempo que se repite. No hay que repetir una misma función. Toda función está "impregnada" por las condiciones dadas en el nuevo espacio.

  • Hay que tener calma. El apresuramiento expresivo puede convertir la obra en un dispositivo inaprensible. La comprensión ya no es una valor para el teatro.  


  • La creación de atmósfersa tiene que ver con la composición del espacio y la suma de los componetes "cuerpo del actor-elementos escenográficos-elementos en el ambiente escénico-vestuario".

  •  El texto además de comunicar debe sorprender, la síntesis y la vulgaridad prosódica sobran.


Función de "La Nave"
18 de septiembre en Av. México y Paseo Vargas
Caracas, Venezuela. 

1 comentario:

  1. un abraso desde el caribe..
    lamentamos no haber visto su obra....
    saludos

    ResponderEliminar